Escasez económica

Video explicativo: ¿Qué es la escasez en economía?

¿Qué es la escasez?

La escasez es el problema fundamental de la economía y se define como el desajuste que se produce entre unos recursos limitados y unos deseos humanos ilimitados. Es decir, la escasez es la falta de recursos necesarios para satisfacer todas las necesidades del ser humano. Esta situación obliga a las personas a tomar decisiones sobre cómo asignar los recursos de forma eficiente, para satisfacer las necesidades básicas y el mayor número posible de necesidades adicionales.

En un mundo hipotético en el que todos los recursos como el agua, la comida, el petróleo, el oro o el tiempo fueran abundantes, los economistas no tendrían nada que estudiar ya que no sería necesario tomar decisiones sobre cómo asignar los recursos, ni habría que explorar y cuantificar las compensaciones. En el mundo real, en cambio, todo cuesta algo; es decir, todos los recursos son, en cierta medida, escasos.

Toda sociedad, a todos los niveles, debe tomar decisiones sobre cómo utilizar sus recursos. Las familias deben decidir si gastan su dinero en un coche nuevo o en unas vacaciones de lujo. Las ciudades deben decidir si destinan más presupuesto a la protección de la policía y los bomberos o al sistema escolar. Las naciones deben decidir si dedican más fondos a la defensa nacional o a la protección del medio ambiente. 

La economía nos ayuda a entender las decisiones que toman los individuos, las familias, las empresas o las naciones, dado que nunca hay recursos suficientes para atender todas las necesidades y deseos.

Causas de la escasez

4 son las causas principales que provocan la escasez

Escasez inducida por la demanda

Un aumento de la demanda puede hacer que un recurso se vuelva escaso. Por ejemplo, la población mundial ha pasado de 2.000 millones de personas en 1927 a 7.730 millones en 2021. Este espectacular aumento de la población ha supuesto una mayor presión sobre muchos recursos naturales, provocando una mayor escasez de algunos recursos y nuevas formas de escasez, como el aumento de la densidad de la población.

Escasez inducida por la oferta

Si el suministro de un recurso se agota o se ve amenazado, se producirá una escasez del bien. La reducción de la oferta puede deberse a diversas situaciones:

  • Cambios en las condiciones meteorológicas. Por ejemplo en el África subsahariana, el cambio climático ha contribuido al aumento de la desertificación de la tierra y a la invasión del desierto del Sahara.
  • Fallos particulares y puntuales. Por ejemplo, unas lluvias torrenciales pueden acabar con los cultivos de trigo en el país provocando durante ese año una escasez de galletas.
  • Degradación del suministro. Otra forma de escasez se produce cuando el recurso se contamina y lo hace no apto para el consumo. Por ejemplo, una catástrofe nuclear como la de Chernobyl provoca una radiación que inutiliza el agua potable y las tierras de cultivo de los alrededores.

Escasez estructural

Se produce cuando el problema es de distribución. En el mundo hay comida en abundancia, pero en determinadas zonas puede haber escasez de suministro por falta de acceso o por otras causas. Un país con grandes desigualdades puede provocar escasez para algunos. Por ejemplo, los coches pueden ser propiedad de un pequeño porcentaje de la población provocando que ante la falta de recursos, las personas pobres no puedan permitirse el lujo de tener en propiedad un coche.

No hay sustitutos eficaces.

Se espera que cuando un bien escasee, el mecanismo de mercado incentive el desarrollo de alternativas. Sin embargo, si no hay productos sustitutivos, la escasez se convierte en un problema más grave. Por ejemplo, existen alternativas al petróleo sin embargo si el agua escasea, no hay ninguna alternativa significativa.

¿Cómo resuelve el mercado el problema de la escasez?

Responderemos a esta pregunta con un ejemplo. Para ello elegiremos un bien, en este caso el petróleo. 

Como sabéis el petróleo es un recurso no renovable, es decir las reservas de petróleo son limitadas. Llegará un momento futuro en el que no habrá más petróleo. 

Esto hace que con el paso del tiempo y a medida que se vayan agotando las reservas de petróleo, su oferta irá disminuyendo y habrá una escasez de la materia prima. En consecuencia su precio subirá y cada vez será más caro comprar un litro de gasolina. 

Ahora bien, si estamos en un mercado libre, esta subida del precio incentiva a las empresas a seguir uno de estos dos caminos:

  • Buscar fuentes alternativas del bien, por ejemplo, nuevos suministros de petróleo en la Antártida.
  • Empezar a buscar y ofrecer alternativas al petróleo, como por ejemplo seguir el camino de Tesla y empezar a fabricar coches eléctricos.

En el hipotético caso de que no se pudiesen encontrar nuevos suministros de petróleo, tendríamos que responder utilizando menos gasolina. 

Aunque a corto plazo la demanda del petróleo es inelástica al precio ya que las personas con coches de gasolina necesitan seguir comprando gasolina, con el paso del tiempo, la gente sobre todo aquella sin grandes recursos económicos dejaría de utilizar el coche ya que no se lo podrían permitir y elegirían otras alternativas como podría ser la bicicleta disminuyendo así la demanda de gasolina. 

Es decir, la demanda de un bien es más elástica al precio con el paso del tiempo.

Posibles fallos del mercado

Con la escasez, existe la posibilidad de que el mercado falle. Por ejemplo, las empresas pueden no pensar en el futuro hasta que sea demasiado tarde. Por lo tanto, cuando el bien se vuelve escaso, no existe ninguna alternativa práctica que se haya desarrollado.

Otro posible fallo del mercado es la escasez de recursos medioambientales. Las decisiones que tomamos en esta generación pueden afectar a la disponibilidad futura de recursos para las generaciones posteriores. Por ejemplo, la producción de emisiones de CO2 conduce entre otras cosas al calentamiento global y al aumento del nivel del mar lo que provocará que las generaciones futuras cuenten con menos tierra disponible y con escasez de agua potable.

La escasez en los negocios

La escasez hace que el valor de las mercancías se aprecie. Ante menos cantidad del producto, este tiende a ser más atractivo y por lo tanto su precio aumenta. 

Por ello, los vendedores se aprovechan de la gente que tiende a percibir como valiosas las cosas que escasean, para así impulsar las ventas. Algunas de las tácticas más famosas que utilizan son:

1. Cuenta atrás para la compra o para un precio de venta reducido

Una vez que el cliente entiende cuánto tiempo le queda para tomar una decisión, actuará con un sentido de urgencia. Empresas como ebay utilizan esta táctica y funciona realmente bien porque impulsa esa prisa de última hora para realizar las compras antes de que se agote el tiempo y el producto deje de estar disponible o suba de precio.

2. Envío al día siguiente

El envío al día siguiente también aprovecha el poder de la escasez mediante el uso de cuentas atrás. Empresas como Amazon aprovechan las cuentas atrás para instar a los consumidores a realizar sus compras o, de lo contrario, no garantizarán el envío al día siguiente una vez que se agote el tiempo. Esta táctica funciona muy bien porque hay una gran cantidad de consumidores impacientes que quieren que sus compras lleguen lo antes posible.

3. Aviso de existencias limitadas

Como la escasez hace que los artículos parezcan muy populares, muchos vendedores sobre todo online tienden a aprovechar los avisos de existencias limitadas. Cuando un consumidor ve que un producto que le gusta está casi agotado, actuará con urgencia y lo comprará inmediatamente. Negocios como el Dropshipping utilizan esta táctica para impulsar las ventas y animar a los compradores a realizar sus compras.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *