Estructura financiera y económica de la empresa

Video explicativo: ¿Qué es la estructura financiera y económica de una empresa?

A partir del balance de situación presentado por las empresas podemos reconocer la estructura económico-financiera de la empresa. Esto es debido a que la parte derecha del balance de situación corresponde a la estructura financiera y la parte izquierda a la estructura económica.

Por tanto, lo que realmente refleja el balance de una empresa es:

  • Por un lado, su estructura económica, que corresponde con el activo y que está compuesta por todas las inversiones que ha realizado la empresa, es decir, la estructura económica nos muestra todas las propiedades tangibles e intangibles, además de los derechos de cobro y el dinero en efectivo que tiene una empresa.
  • Por otro lado, su estructura financiera, que corresponde con el pasivo y el patrimonio neto. Se compone de los recursos financieros que han permitido la adquisición y utilización de los elementos del activo. Es decir, la estructura financiera nos muestra como se ha financiado todo el activo de la empresa.

La estructura económica

La estructura económica representa las inversiones, el capital en funcionamiento y el destino de los recursos financieros.

Todas las empresas necesitan, para su funcionamiento, adquirir y mantener unos activos con los que elaborar sus productos o poder prestar sus servicios. Estos activos que se conocen como estructura económica, se suelen descomponerse en dos grandes partidas:

  • Activo no corriente o tambien llamado activo fijo. Esta partida representa las inversiones duraderas de la empresa, es decir aquellos bienes o derechos de cobro que van a permanecer vinculadas a la empresa un período largo de tiempo que siempre es superior al año. Por ejemplo entrarían dentro de este activo no corriente la maquinaria, los edificios o la compra de bonos del estado.
  • Activo corriente o tambien llamado activo circulante. Esta partida hace referencia a las inversiones a corto plazo, es decir, aquellos bienes o derechos de cobro que van a permanecer menos de 12 meses en la empresa. Por tanto, está formado por aquellos elementos ligados al ciclo de explotación de la empresa. Por ejemplo entrarían dentro de este activo corriente las existencias, las inversiones a corto plazo o el dinero en efectivo.

La estructura financiera

La estructura financiera de una empresa representa el conjunto de recursos procedentes de distintas fuentes de financiación con los que cuenta una empresa Es decir, la estructura financiera de la empresa trata de definir en qué cuantía se ha incurrido en recursos propios o ajenos a la hora de financiarse. Para ello, la estructura financiera se divide en tres grandes grupos:

  • Patrimonio Neto. En él se recogen todos los recursos que son propiedad de la empresa. Por ejemplo, nos encontraríamos con el capital social, las reservas y el resultado del ejercicio.
  • Pasivo no corriente o tambien llamado fijo. Está formado por aquellos recursos financieros que la empresa tiene que devolver en un plazo superior a 12 meses. Por ejemplo, los préstamos hipotecarios formarían parte del pasivo no corriente.
  • Pasivo corriente o tambien llamado circulante. Está integrado por los recursos financieros que se tienen que devolver en un plazo inferior a 12 meses. Por ejemplo, las deudas con proveedores o las letras del tesoro formarían parte del pasivo no corriente.

La estructura financiera al fin y al cabo representa el capital financiero de la empresa, sus obligaciones y sus deudas.

Equilibrio entre la estructura económica y financiera.

Las empresas deben tener una cierta relación entre la liquidez del activo y la exigibilidad del pasivo si quieren evitar el riesgo de insolvencia, el cual significa no disponer de fondos para afrontar las deudas.

Es por ello, por lo que se aconseja que las inversiones en el activo no corriente deban ser financiadas únicamente con pasivo no corriente o patrimonio neto. Esto significa que debe existir una relación entre el tiempo de permanencia del activo y el plazo en que debe ser devuelto los fondos utilizados para financiarlo.

Sin embargo, se aconseja que el activo corriente no esté financiado únicamente por pasivo corriente si no que tambien tenga parte de financiación procedente del pasivo no corriente o patrimonio neto. Asi de esta forma, la empresa evita el riesgo de insolvencia ya que dispone de un colchón de seguridad que la permite hacer frente a los posibles desajustes que pudieran producirse entre la velocidad en la corriente de cobros y la de pagos. A este colchón se le denomina Fondo de Maniobra.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *